Tres casos frecuentes del Latigazo o esguince cervical

Comentamos tres casos reales de latigazos y esguinces cervicales

casos reales de cervicalgias
Esguince cervical derivado de un accidente de tráfico

Mucho ha llovido desde las primeros post publicados en este blog sobre esta terrible lesión , y, si, digo terrible porque sólo quién de verdad la sufre sabe lo que realmente se pasa, lo costoso que es superarla, tanto por las molestias que provoca, a veces largas en el tiempo, como económicamente si nos toca hacer unas cuantas visitas al fisioterapeuta de turno o al rehabilitador.

Miles  de nuevas cervicalgias se diagnostican cada año, muchas de ellas, por no decir la mayoría, fruto de accidentes de tráfico por colisiones traseras, pero no nos engañemos, otro tipo de accidentes pueden provocar también un latigazo cervical.

Cada día recibimos en nuestro correo numerosas consultas de personas que lo han sufrido o lo están sufriendo, vamos a hablar un poco de ello.





¿Cómo se producen?

La lesión está normalmente por una colisión por la parte trasera de nuestro vehículo, eso provoca una hiperextensión (un movimiento excesivo de la cabeza hacia detrás) o una Hiperflexión (un movimiento hacia adelante también excesivo) y en un golpe de coche, lo normal, es que se produzcan ambas, la consecuencia es un latigazo o esguince cervical, con sus síntomas, tiempos de recuperación y demás consecuencias sobradamente analizadas en nuestra web.



Tres casos frecuentes y reales que provocaron esta lesión

  1. "Yo estaba aparcado en un vado con mi coche, el vehículo de detrás dio marcha atrás y golpeó mi coche, ahora me duele mucho el cuello la espalda y los hombros, sufro algún mareo " 
  2. "Estando parado en la entrada a una rotonda, un todo terreno, me dio por detrás, intervino la policia y un SAMUR, me han diagnosticado esguince cervical y estoy en tratamiento" 
  3. "Estaba parado en doble fila y me golpeó otro coche por detrás, en el momento del accidente no tenia molestias, pero al día siguiente dolor en el esternocleidomastoideo"

Podríamos poner cientos de nuevos casos que nos contáis cada mes, pero si os fijáis, los tres tienen algo en común, recibieron el impacto en su vehículo por detrás y en un momento inesperado, eso hace que sea más fácil sufrir un esguince cervical, si vemos venir el accidente, el propio cuerpo de "protege" y seguramente no lo suframos, pero al estar desprevenidos, el doble movimiento del cuello es casi imposible de evitar, por lo que la lesión está casi asegurada, y, aunque no tengamos síntomas en el primer momento, terminan apareciendo y conviene ponernos en manos de especialistas desde los primeros síntomas de un esguince cervical, tanto para curarnos (lo más importante) como para reclamar de indemnización una cantidad adecuada a los daños y secuelas sufridos (lo segundo más importante).


No hay comentarios: